Vitaminas para deportistas


Las vitaminas son nutrientes que tu organismo necesita diariamente para un buen funcionamiento.

Las necesitas seas una persona activa y amante del deporte o igualmente si eres más de tipo sedentario.

Todos necesitamos de un aporte adecuado de vitaminas.

Por regla general, a la persona que le gusta la actividad física también suele ser amante de un estilo de vida saludable donde lógicamente juega un papel fundamental la alimentación.

vitaminas para deportistas

La función de las vitaminas

Por creencia popular el primer pensamiento que tiene la mayoría de las personas entorno a la alimentación de los deportistas suelen ser las proteínas. Muchas veces dándole una importancia excesiva.

El aporte proteico deberá ir acorde al tipo de deporte y a la constitución de la persona. Por eso lo mejor es ser guiado por un especialista.

Muchas personas no tienen en cuenta las vitaminas.

Tal vez no se asocian tanto con el deporte como con el envejecimiento de la piel, un buen estado de ánimo o para prevenir resfriados.

Sin embargo, las vitaminas poseen un papel fundamental sobre todo en la recuperación muscular posterior a la actividad física. Evitando posibles lesiones por ejemplo.

Cierto es que no proporcionan energía directamente. Pero son imprescindibles para la activación metabólica. Activan la oxidación de los alimentos que comemos. Van facilitando la utilización y la liberación de energía.

La principal fuente de vitaminas la encontramos en los alimentos. Dependerá del tipo e intensidad de deporte que practiques el que necesites un aporte extra a través de suplementos.

Tipos de vitaminas

Diferenciamos dos grupos.Vitaminas hidrosolubles y liposolubles.

Las vitaminas hidrosolubles se disuelven en agua. Necesitamos consumirlas a diario por que nuestro cuerpo no tiene la capacidad de almacenarlas.

Un exceso de vitaminas hidrosolubles se elimina por la orina o por el sudor. A éste grupo pertenecen las vitaminas del grupo B y la C.

Las liposolubles necesitan grasa. Éstas si se almacenan en nuestro organismo, en tejido adiposo o en el hígado. Son las A, D, E, y K. En el caso de este grupo si habría que tener cuidado con un consumo excesivo.

Os facilitamos un cuadro esquema donde puedes ver fácilmente en que nos beneficia, donde las podemos encontrar y cuáles son los síntomas de sus carencias:

VITAMINAS BENEFICIOSAS PARA ALIMENTOS  CARENCIAS
 Vit. A Ojos, piel, mucosas y glándulas germinativas. Espinacas, brócoli, zanahorias, albaricoques, semillas de cereales, maíz, mantequilla, nata, yema de huevo, aceite de hígado de bacalao, berros, diente de león y perejil. Trastornos metabólicos, del crecimiento, ceguera nocturna, piel seca y caries.
 Vit. B1 Nervios, estado de ánimo, hígado y corazón. Levadura, habas de soja, legumbres, patatas, semillas de cereales, productos integrales, semillas, leche, nueces, huevos, carne de cerdo, aves, moluscos, algas marinas, ajo, perejil y puerros. Neuralgias, neurastenia, depresiones y falta de memoria.
 Vit. B2 Piel, cabello, crecimiento de los tejidos, digestión de grasas en el intestino, estómago, hígado y nervios. Levadura, semillas de cereales, habas de soja, nueces, frutos secos, champiñones, leche huevos, hígado, carne, aves, perejil, puerros y bayas de espino amarillo. Pelo lacio, caspa, erupciones cutáneas, agrietamiento de las comisuras de la boca, nerviosismo, insomnio, dolores de cabeza.
Vit. B3 Piel, cabellos y crecimiento histológico. Levadura, productos integrales, salvado, hortalizas de hoja verde, legumbres, huevos e hígado. Pérdida de peso, caída del cabello, acné y trastornos pigmentarios.
 Vit. B6 Piel, nervios, sangre y músculos. Levadura, productos integrales, avena, semillas de cereales, verduras, leche, yema de huevo, pescado y ajo. Trastornos del valor proteínico, anemia, caída de cabello, agarrotamiento muscular, nerviosismo, depresiones e insomnio.
 Vit. B10 Renovación de la sangre, crecimiento celular y división celular. Ensaladas y hortalizas de hoja verde, zanahorias, levaduras, asaduras, carne, leche y queso. Anemia y trastornos del crecimiento.
 Vit. B12 Formación de sangre y piel. Levadura, espinacas, lechuga, productos integrales, carne, hígado y yema de huevo. Cansancio, palidez, pérdida de peso y debilidad.
 Vit. C Prevención contra enfermedades, estrés. Patatas, pimientos, coles, cítricos, bayas, ensaladas, espino amarillo, escaramujo, perejil, rábano picante y berros. Propensión a enfermedades (gripe, resfriado,…), encías sangrantes, dolores articulares y mala adaptación a los cambios de estación
 Vit. D Huesos duros y dientes sanos. Verduras, aceites vegetales, mantequilla, margarina, leche, hígado, aceite de hígado de bacalao, pescado, setas. Esterilidad, envejecimiento prematuro, atrofia muscular, trastornos nerviosos y dolencias musculares.
Vit. E Hormonas, músculos, corazón, nervios, hígado y vasos sanguíneos. Hortalizas de hoja verde, aceites vegetales, aceites vegetales, productos derivados de la soja, productos integrales, leche, pescado, asaduras, yema de huevo y berros. Debilitamiento de huesos, dolencias de la columna vertebral y caídas de dientes.

Cómo ves, muchos son los beneficios para nuestra salud de un aporte adecuado de vitaminas.

Tendrás que hacer especial hincapié en las relacionadas con asuntos musculares y óseos por ejemplo. Pero no debes olvidarte que muchas son necesarias para la correcta asimilación de otros nutrientes así como fundamentales para un buen funcionamiento de otros sistemas que también tienen que ver con un rendimiento óptimo. Como ocurre en el caso de un buen descanso o un correcto dominio del estrés.


Lecturas recomendadas:

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *