Pulsaciones normales


Seguramente te preguntas cuál es la frecuencia de latidos por minuto más saludable para ti.

La respuesta es depende. Las pulsaciones óptimas varían con el sexo y la edad.

A continuación indicamos las pulsaciones normales en reposo y también te facilitamos una fórmula muy sencilla para calcular tu frecuencia cardíaca máxima.

¿Cuántas pulsaciones por minuto es lo normal en reposo?

Las pulsaciones en reposo normales para una persona variarán dependiendo de su sexo y su edad.

Conforme nos hacemos mayores, nuestro corazón va disminuyendo el ritmo cardíaco hasta la edad adulta.

El sexo influye también en la frecuencia cardíaca normal. Las mujeres tienen de media entre 8 y 10 pulsaciones por minuto más que los hombres.

En relación a la edad, podemos tomar como referencia las siguientes medidas:

Edad Pulsaciones
Hasta 1 mes Entre 70 y 190 latidos por minuto
De 1 a 12 meses Entre 80 y 160 latidos por minuto
De 1 a 2 años Entre 80 y 130 latidos por minuto
De 2 a 4 años Entre 80 y 120 latidos por minuto
De 4 a 6 años Entre 75 y 155 latidos por minuto
De 6 a 10 años Entre 70 y 110 latidos por minuto
A partir de 10 años y personas adultas Entre 60 y 100 latidos por minuto

Como podemos ver en la tabla, las pulsaciones normales para una persona en reposo oscilan entre los 60 y 100 latidos por minuto.

En caso de deportistas bien entrenado, sus pulsaciones puede estar entre 40 y 60 por minuto.

Cuando la frecuencia cardíaca en reposo se sitúa fuera de estos valores máximos, podemos estar ante una taquicardia o bradicardia.

  • La taquicardia supone un ritmo excesivamente rápido de los latidos del corazón. Superior a 100 por minuto.
  • La bradicardia se produce cuando el ritmo cardíaco es demasiado lento. Por debajo por debajo de las 60 pulsaciones (a excepción de deportistas de élite).

Puedes leer más información sobre las pulsaciones bajas en este artículo.

frecuencia cardiaca máxima

¿Qué es y cómo se calcula la frecuencia cardíaca máxima?

La frecuencia cardíaca máxima es un límite teórico que indica el máximo número de latidos que puede alcanzar tu corazón mientras se realiza un ejercicio de alta intensidad.

Se puede calcular de una forma simple empleando la siguiente fórmula:

Frecuencia cardíaca máxima = 220 – edad de la persona

De esta forma tenemos que para una persona de 20 años la frecuencia cardíaca máxima será de 200 pulsaciones por minuto, y para una persona de 40 años, será 180 pulsaciones.

Esta fórmula sirve para calcular las pulsaciones por minuto máximas de forma aproximada. Para poder detallarlas con exactitud habrá que tener en cuenta la complexión física del individuo y someterle a las pruebas de esfuerzo pertinentes.

Una actividad física regular acondicionará tu organismo y fortalecerá tu corazón, lo cual hará que mejore tu frecuencia cardíaca.

¿Cómo medir la frecuencia cardíaca de forma eficaz?

Es fundamental para la salud controlar el ritmo de nuestro corazón, sobre todo mientras practicamos ejercicio. Conocer nuestras constantes y nuestros límites evitará que pongamos en riesgo nuestra salud.

Cada vez existen más alternativas para medir el pulso y calcular la frecuencia cardíaca, entre los dispositivos electrónicos más comunes destaca el pulsímetro o frecuenciómetro cardíaco.

Esta dispositivo está compuesto por una cinta que se coloca a la altura del pectoral y está conectada con un reloj o smartphone. La cinta o banda dispone de unos sensores que miden y transmiten las pulsaciones en tiempo real al aparato electrónico conectado.

tomar el pulso

Para medir las pulsaciones de forma tradicional se usan el dedo índice y corazón. Se ubicarán en una parte del cuerpo en la que la arteria pase cerca de la piel, como puede ser:

  • El cuello
  • La muñeca
  • Las ingles
  • La sien

Es muy importante recordar que nunca se tomarán las pulsaciones con el dedo pulgar ya que este tiene la arteria más grande en comparación con los otros dedos y puede llevar a confusiones.

Diagnóstico de Bradicardia o Taquicardia

Solo un médico debe diagnosticar debidamente dichos problemas para la salud. Algunos de los medios de diagnóstico más comunes son:

En la mayoría de los casos no será necesario seguir un tratamiento específico, tan solo prestar atención en que los niveles no varían en exceso. De ser así, podría ser necesario tomar cierta medicación o incluso la implantación de marcapasos.

 


0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *