El Jengibre

A veces no nos damos cuenta de que tenemos a nuestro alcance un abanico de posibilidades terapéuticas, que no tiene parangón.

Dicen que la madre naturaleza nos brinda todo lo que necesitamos para vivir… Y así ha de ser. Entre  la infinidad de sus ofrendas, se encuentran las plantas medicinales, como el jengibre.

Este tubérculo utilizado desde hace más de 2.000 años, es un imprescindible de la Medicina Tradicional China hasta hoy.

Se cultiva predominantemente en áreas orientales como China, Filipinas, Tailandia, India y Nepal, pero también se encuentra de manera silvestre en islas del Caribe y Jamaica. A pesar de ello, su uso se ha extendido por todo el mundo, debido a sus poderosos beneficios.

Con varios alimentos de este tipo que conozcamos, podríamos paliar y prevenir diversas enfermedades sin tener que recurrir a los medicamentos de forma autónoma.

Es el caso de esta genial raíz, de aspecto poco atractivo, pero con súper poderes para nuestra salud.

Jengibre

¿Qué es el Jengibre?

Nos encontramos ante un planta espectacular en cuanto a los beneficios que nos puede aportar en nuestra vida.

El jengibre es un vegetal de hoja perenne, con raíces llamados rizomas subterráneos con una forma muy característica.

Tiene un sabor muy particular, entre picante, fuerte y con un toque dulzón, y ha sido estudiada durante miles de años, así sus propiedades están muy consolidadas.

Contiene multitud de aminoácidos, hidratos de carbono, grasas, flavonoides, vitaminas, fibra y minerales necesarios para nuestra salud. Esto la hace totalmente digna de incluir en el botiquín de nuestra cocina.

Propiedades

Pocas veces podemos hablar de una calidad similar a la de este alimento en cuanto a beneficios se refiere.

Posee una serie de propiedades exquisitas para nuestro organismo, y puede emplearse como medicina alternativa. Además podemos encontrarla en el mercado a un coste asequible y obtener un manjar para nuestra salud.

Entre sus principales propiedades, destacan:

  • Poder antiinflamatorio
  • Anticancerígeno
  • Antioxidante
  • Analgésico
  • Antiemético
  • Antiulceroso
  • Estimulante del tránsito intestinal

Beneficios del Jengibre

Gracias a sus propiedades, podemos beneficiarnos muchísimo de esta peculiar raíz.

Podemos consumirlo en polvo, cortado como especia, fresco, en cápsulas o en aceites esenciales, a la vez que se puede usar de forma interna o externa, según nuestras necesidades y preferencias.

Pero ¿para qué sirve el jengibre? Es una especia de gran valor y nos otorga muchos beneficios.

  • Ayuda a frenar el envejecimiento de la piel gracias a sus vitaminas, con gran poder antioxidante.
  • Alivia de dolores en general, como el de muelas, bastando con masticar un trocito de jengibre para detenerlo.
  • Es muy eficaz para mareos y vómitos, aunque algunos especialistas no lo recomiendan durante el embarazo.
  • Mejora la circulación sanguínea, evitando así las migrañas, o los trombos en las arterias, ya que ayuda a evitar los coágulos en la sangre. De esta manera previene las varices y contribuye a tener una buena salud cardiovascular.
  • También evita los calambres y las agujetas después de hacer deporte.
  • Ayuda a bajar el colesterol en sangre, resuelve problemas digestivos como la acidez, gases, estreñimiento o diarrea.
  • Al mismo tiempo, favorece la absorción de nutrientes y ayuda a eliminar los desechos del organismo.
  • Mejora la flora bacteriana y evita problemas gastrointestinales como gastritis y úlceras de estómago.

Por otro lado acelera el metabolismo y ayuda a perder peso, ya que es saciante porque aumenta los niveles de serotonina y provoca la pérdida de apetito. Además cumple la función de termogénesis, que aumenta la temperatura corporal.

Así mismo previene del cáncer porque incluye compuestos que impiden el crecimiento de células cancerígenas, llevando a cabo una labor antitumoral.

También acelera nuestra recuperación en estados de gripe, catarro, resfriados, irritación de garganta, y mejora la tos o la congestión nasal.

infusion de jengibre

¿Cómo tomarlo?

La manera más usual de ingerir este súper alimento es en infusión.

Para ello hierve un litro de agua y añade un trozo de raíz fresca. Tápalo durante 5 minutos en reposo.

Después de colarlo, ya estará listo para tomar. Puedes endulzarlo al gusto o mezclarlo con tu infusión favorita.

Una combinación muy antioxidante es té verde con naranja (o limón) y un poco de jengibre. Una infusión al día es suficiente para regalar al cuerpo esta maravillosa sustancia.

¿Dónde se utiliza?

Se emplea en el ámbito culinario, tanto para añadirlo a platos salados, o para postres, como las famosas galletas de jengibre en forma de muñeco. Son características de la Navidad en Estados Unidos y su tradición se remonta siglos atrás, siendo su origen tan antiguo como indeciso.

De manera externa, se utiliza en forma de aceite esencial para realizar masajes relajantes y aumentar la temperatura corporal.

También se pueden hacer compresas para dolencias locales como un esguince o un golpe, empleando así su poder antiinflamatorio. Para ello sólo hay que mojar la compresa en una infusión de jengibre y aplicarla en la zona a tratar durante unos minutos.

Deja un comentario