Evitar enfermedades periodentales

En este artículo vamos a hablar acerca de los instrumentos necesarios para conseguir una perfecta higiene dental.

Dicen que las apariencias engañan, pero con la boca esto no ocurre así. Una boca limpia y bonita es sinónimo de una dentadura en perfecto estado y saludable.

Siguiendo estos sencillos consejos mejorarás considerablemente tu higiene dental:

Cepíllate lentamente

A la hora de cepillarte realiza movimientos cortos, de forma lenta, suaves y en círculos.

Debes prestar una gran atención a las encías y los dientes posteriores. Debido a su difícil acceso son los grandes olvidados.

Si inclinas tu cepillo en un ángulo aproximado de 45 grados conseguirás limpiar tanto los dientes como la zona de las encías.

Muchos dentistas recomiendan comprarse un cepillo de dientes eléctrico para facilitar la limpieza de su boca. Con su pequeño motor realiza movimientos circulares y concisos para conseguir limpiar toda la superficie de tus dientes.

Hilo dental

Emplear el hilo dental de forma regular previene la formación de caries interdentales y elimina el exceso de placa bacteriana.

Con un cepillo no se puede acceder al hueco entre los dientes y no es posible eliminar las partículas de comida que quedan entre ellos.

Emplear el hilo dental al menos dos veces por semana garantizará una correcta salud de nuestras encías.

Irrigador bucal

Puede que conozcas este instrumento por la clínica de tu dentista, pero también puedes comprar un irrigador dental para tu casa.

Es una técnica de higiene dental complementaria al cepillado. El irrigador dental aplica un chorro de agua a presión sobre los dientes y las encías, consiguiendo una mayor limpieza que si sólo empleásemos el cepillo.

Es el complemento perfecto para mejorar tu sonrisa ya que elimina la placa bacteriana en zonas de difícil acceso para los cepillos como el borde de las encías y la zona interdental.

Puedes usarlo llenando su depósito son agua o empleando enjuague bucal diluido en agua.

Los irrigadores incluyen diferentes boquillas que aumentan o disminuyen la presión y la superficie a limpiar en función de tus necesidades.

Enjuague bucal

El enjuague bucal es de uso obligado si quieres conseguir un aliento fresco y una sonrisa más blanca.

Existen una gran variedad de enjuagues que te ayudarán contra el mal aliento, a disminuir la placa dental y mejorar el blanqueamiento natural de tus dientes.

Muchas personas están equivocadas y piensan que enjuagarse puede sustituir al cepillado. Nada más lejos de la realidad esto es totalmente falso.

El enjuague es un complemento a un correcto cepillado de tus dientes. Sin un correcto cepillado no conseguirás una buena salud dental por mucho enjuague que emplees.

Ahora que ya conoces los principales instrumentos y técnicas para mejorar la salud de tu boca no tienes excusa para conseguir unos dientes blancos. ¡Guerra a las caries!

Deja un comentario