Cómo el ejercicio ayuda a dormir bien durante la noche

Existen estudios que evidencian que el ejercicio tiene el poder de afectar el sueño. Pero el efecto exacto parece depender de los ejercicios que hagas y cuando los haces.

Por ejemplo, una caminata rápida después del trabajo puede ayudarte a dormir más rápido y más profundamente por la noche, pero si pospones tu paseo hasta la tarde, podrías encontrarte despierto y dando vueltas en la cama.

ejercicio para dormir

El tiempo lo es todo

Entonces, ¿por qué es importante el momento en el que realizamos el ejercicio? Es simple: tu temperatura corporal se incrementa durante el ejercicio y más tarde disminuye.

Esta disminución de la temperatura después del ejercicio es beneficiosa para dormir pues, cuanto más fresca es tu temperatura corporal, más probable es que te sientas somnoliento.

El problema está en que puede tomar hasta seis horas para que tu temperatura corporal disminuya lo suficiente.

Así que, si deseas maximizar los beneficios del ejercicio para dormir, lo mejor es ejercitarse de cinco a seis horas antes de ir a la cama. Sin embargo, si esto no te  es posible, no te preocupes.

El ejercicio en otras horas del día sigue siendo beneficioso para tu salud en general.

Sólo trata de evitar entrenar durante las últimas dos horas antes de acostarte, para no sentirte completamente despierto cuando deberías estar adormilado. También puedes recurrir a los remedios caseros para dormir.

No es necesario agotarse físicamente para cosechar una buena noche de sueño.

De hecho, las actividades aeróbicas de intensidad moderada – como caminar rápidamente o andar en bicicleta en terreno llano- parecen ser particularmente beneficiosas para una buena noche de descanso.

Dormir feliz

Otra forma en la que el ejercicio puede ayudarte a dormir es dándole un impulso a tu estado de ánimo.

Ejercitarse regularmente ayuda a aliviar el estrés, la ansiedad y la depresión, todos estos problemas pueden interferir con la obtención de una noche de sueño reparador.

Mantenerse físicamente activo también es crucial para evitar el sobrepeso.

El sobrepeso aumenta el riesgo de desarrollar apnea del sueño, un trastorno común que conduce a pequeñas pausas en la respiración mientras se duerme.

Estas pequeñas pausas pueden evitar que experimentes el sueño profundo, lo que puede arruinar la calidad de tu sueño y dejarte cansado al día siguiente.

Si tienes sobrepeso y padeces de apnea del sueño, incluso perder unas pocas libras a través de ejercicio regular y la alimentación sana te ayudará a mejorar el sueño.

En resumen

  • Cuándo haces el ejercicio y qué ejercicios haces puede afectar tu sueño, tanto para bien como para mal.
  • Si deseas maximizar los beneficios del ejercicio para dormir, es mejor ejercitarse de cinco a seis horas antes de acostarse.
  • Los ejercicios aeróbicos de intensidad moderada, como caminar, parecen ser los mejores para dormir bien.
  • Recuerda hablar con tu médico antes de comenzar o cambiar tu programa de ejercicios.

Deja un comentario