Propiedades y Beneficios de la Cúrcuma

Esta gran especia desconocida por muchos hasta hace poco tiempo, ha conseguido adentrarse en nuestro día a día gracias a su gran potencial.

Sus numerosas propiedades y sus ya reconocidos beneficios para la salud la han convertido en una de las favoritas tanto en su uso culinario como en su uso terapéutico.

La cúrcuma es una planta herbácea de la familia de las zingiberáceas. Originaria de la India y muy consumida en todo oriente.

Lo que importa de esta planta es la raíz, perteneciente a la familia del jengibre, es de ella de la que se consigue tan apreciada especia.

Posee un sabor ligeramente picante, aporta un gran aroma y tiene un color entre anaranjado y amarillento gracias a la curcumina.

curcuma

Propiedades de la cúrcuma

Posee una gran cantidad de “antis”, es antibacteriana, antiinflamatoria, antioxidante, antiviral y antifúngica..

Tiene una gran composición nutricional. Es rica en vitaminas como la Niacina (B3), C, E y K, en minerales como calcio, cobre, hierro, magnesio, potasio, sodio, zinc además de proteínas y fibra dietética.

Te mostramos detenidamente algunos de sus beneficios.

Beneficios para tu salud

  • Sistema nervioso: Aumenta la producción de serotonina (en ocasiones también conocida como la hormona de la felicidad). Se utiliza mucho para tratar problemas relacionados con el estado de ánimo o de humor tales como la depresión o tristeza. Reduce los niveles de estrés.
  • Hígado: es hepatoprotectora por que ayuda al vaciado de la vesícula y al drenaje del hígado. Se recomienda su consumo en enfermedades como cirrosis o ictericia.
  • Dolencias respiratorias: La curcumina tiene acciones antibronquiales e antiinflamatorias. Te irá fenomenal en problemas como bronquitis o congestión nasal. Además es un potenciador de las defensas de forma natural fortaleciendo tu sistema inmunitario, por lo que estaría genial incluirla en invierno o en épocas de estrés.
  • Antioxidante: Gracias a la curcumina y a los betacarotenos posee un efecto antioxidante el cual retrasa el envejecimiento celular.
  • Cardiovascular: su consumo habitual favorece la reducción de triglicéridos y colesterol LDL (malo) en sangre. Reduce la acumulación de grasas nocivas en el cuerpo, por lo que te ayuda también en el control de peso.
  • Digestiva: te ayudará a reducir la acidez estomacal, facilita la digestión por que estimula las secreciones tanto gástricas como pancreáticas. Tenlo en cuenta si tienes problemas como gastritis, digestiones pesadas o si acumulas muchos gases ya que facilita su expulsión.
  • Antiinflamatorio natural: por lo que va fenomenal en problemas como artritis ya que mejora los síntomas de rigidez articular, inflamación o movilidad. Te beneficiarás en cualquier dolencia donde exista inflamación como por ejemplo dolores menstruales, colon irritable, túnel carpiano.
  • Diabetes: tanto para diabetes tipo I como tipo II. La cúrcuma mantiene un páncreas sano. Regula y equilibra los niveles de insulina en nuestro organismo. Reduce los niveles de azúcar en sangre.
  • Estudios recientes demuestran que ayuda en la prevención contra el cáncer.

Su uso en la cocina

En el sector gastronómico es muy apreciada. Como indicábamos antes tiene un gran aroma y un toque picante, lo que la hace muy apreciada en la cocina.

Está muy metida en la preparación de diversos platos gracias a su coloración. Se utiliza como colorante alimenticio. También es el ingrediente principal del curry.

A lo mejor ya has consumido cúrcuma sin darte cuenta!!

Si la vas a incluir con fines terapéuticos para una dolencia o patología en concreto, no te será suficiente consumirla como alimento. Las cantidades necesarias para beneficiarte de sus propiedades son más elevadas que las utilizadas en cocina, por lo que tendrás que tomar por ejemplo en suplemento, infusión o bebidas.

Contraindicaciones

Se desaconseja su consumo en mujeres embarazadas y en mamás que estén dando el pecho a sus bebés. O si aún no estás embarazada pero lo estás buscando evita la cúrcuma. Un exceso puede llegar a evitar la ovulación.

Postoperatorios o procesos de cicatrización por que retrasa la coagulación de la sangre.

En problemas de cólicos o piedras en la vesícula biliar se debería evitar o reducir su consumo, ya que al facilitar su vaciado podría llegar a mover alguna piedra produciendo una obstrucción en el conducto biliar.

Se desaconseja también en pacientes con reflujo esofágico, en algunas personas puede causar malestar estomacal.

Deja un comentario