Consejos para el Cuidado de Mayores


Cuando las personas llegamos a una determinada edad, es muy posible que necesitemos una serie de cuidados especiales.

Cuidar a una persona mayor puede convertirse en una tarea muy complicada y agotadora si no sabes cómo realizarlo correctamente.

Con los siguientes consejos esperamos poder ayudarte a llevar a cabo esta tarea de una forma más eficaz y con una mayor calidad.

La organización es la clave

En el cuidado de mayores ser organizado es de vital importancia. Debes establecer un horario y planificar tus acciones en ese tiempo.

En el caso de pacientes que precisan tomar medicación, estar pendientes de la hora y proporcionar la pastilla a tiempo se vuelve imprescindible. Para los más despistados aconsejamos programar alarmas en un reloj o en el móvil que nos avisen de cada toma.

Así mismo organizar todo el material que se va a necesitar (pañales, gasas, vendas, documentos sanitarios, alimentos especiales…) es de vital importancia para poder realizar las compras o los trámites con cierta antelación.

Las personas mayores no quieren que haya sorpresas o cambios inesperados. Prefieren seguir una rutina tranquila y cómoda, a la que ya están acostumbrados. Aunque sólo sea por este motivo (por el bien de la persona a la que estamos cuidando) deberíamos prestar especial atención a la organización y planificación.

Aprender sobre el cuidado de personas mayores

Puede parecer una tarea sencilla, pero las labores de asistencia a domicilio son mas complicadas y laboriosas de lo que pensamos.

Hay miles de cursos y centros que ayudan y forman a personas que quieren cuidar a enfermos o personas de la tercera edad en su propia casa. Estos lugares se convierten en un lugar idóneo para aprender las técnicas y aspectos básicos a tener en cuenta cuando tratamos con gente que necesita cuidados.

La conocimiento es poder. Te recomendamos que leas libros, veas vídeos y no pares nunca de formarte si realmente quieres ayudar a los demás.

Pedir ayuda si es necesario

Son numerosos los casos en los que una única persona de la familia se encarga de la asistencia a domicilio y todos los cuidados que la persona mayor precisa.

No solo es agotador, sino que puede llegar a ser contraproducente para ambas partes.

Si el cuidador está fatigado o más cansado de la cuenta, puede llegar a tal punto de no poder prestar la atención y cuidados pertinentes.

No hay nada malo en pedir ayuda si no podemos solos con todas las tareas. Levantar y recostar a una persona puede volverse una tarea imposible si no se realiza entre dos cuidadores de forma coordinada.

Los descansos también son fundamentales. Tener tiempo para uno mismo y poder desconectar de la tarea no solo es recomendable para recargar las pilas, sino también para poder despejar la mente y así pensar con mayor claridad.

 

 

Esperamos que estos consejos te sirvan de gran ayuda para afrontar el cuidado de una persona que necesita asistencia.

Recuerda que en internet dispones de muchísima información referente a cómo levantar y recostar a personas con movilidad reducida, consejos para optimizar el tiempo y dietas especiales. ¡No dudas en acudir a ella!

 

 


Lecturas recomendadas:

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *