Todo sobre la Ciática


Existen multitud de tipos de dolores de espalda dependiendo de la causa y la zona, y casi nadie se libra de padecer uno alguna vez.

La ciática es uno de ellos y a continuación te contamos qué puedes hacer para reducir su dolor y cómo prevenirla.

Esta dolencia no es habitual en personas jóvenes, y habitualmente la ciática no surge de forma puntual por alguna lesión en concreto, comúnmente se desenvuelve de forma progresiva.

No se trata de una enfermedad en sí, si no que es la consecuencia de un trastorno físico.

nervio ciatico

¿Qué es la ciática?

El nervio ciático es el más grande y voluminoso de todo el cuerpo.

Comprende desde la zona lumbar de la espalda, (segmento L3), descendiendo por toda la parte posterior de las piernas, hasta los dedos de los pies.

Se ramifica suministrando nervios a todo el área que recorre: glúteos, pantorrilla, muslos, gemelos, pies y dedos de los pies.

Se compone de pequeños nervios que florecen enraizados en la parte inferior de la columna vertebral; concretamente del conducto denominado forámen. Estos nervios al juntarse, forman el nervio ciático.

Cuando llega al muslo en su parte posterior, el nervio se divide en dos: peroneo y tibial, que continúan el recorrido hasta el pie.

Síntomas comunes de la ciática

Los síntomas pueden ser intermitentes en el tiempo y muy dolorosos, o estar presentes permanentemente llegando a ser molestos.

Dependen de la zona del nervio dañada y la intensidad, pero no suelen provocar efectos duraderos en el propio nervio a lo largo del tiempo.

Los más comunes son:

  • Dolor en una pierna, un glúteo o un pie
  • Hormigueo en alguna de las piernas o glúteos
  • Adormecimiento de la pierna o el pie, impidiendo moverlos
  • Dolor agudo que pueda impedir andar o moverse correctamente

El dolor de ciática se produce porque una parte del nervio ciático se comprime. A pesar de ello, no tiene por qué coincidir la zona dolorida con el lugar donde se encuentra la compresión del nervio.

Puede suceder que el nervio se comprima en un segmento vertebral, y se refleje en el muslo o en un dedo del pie.

Por otro lado, la ciática sólo aparece en un lado del cuerpo generalmente, puede causar dolor en la pierna derecha o en la izquierda.

sintomas hernia de disco

Antes de conocer las causas, recordemos que provienen de una alteración física.

Dentro de las más comunes, es habitual padecer ciática por una hernia discal lumbar.

La hernia discal, también llamada pinzamiento del nervio o disco protuberante,es el daño causado por un disco intervertebral en mal estado.

Otra de las posibles causas es la Espondilolistesis ístmica, producida cuando hay una pequeña rotura y una vértebra se desplaza hacia adelante, ocasionando un pinzamiento del nervio.

Por otro lado, la Estenosis del canal lumbar, también puede producir ciática.

Sucede cuando los nervios y la médula espinal son presionados por un estrechamiento del espacio intervertebral por donde transitan los nervios hacia las extremidades inferiores.

Así mismo la Discartosis, causada por la degeneración de un disco o varios, en su evolución natural, puede causar ciática al irritarse el nervio. El disco pierde facultades para cumplir su función y ya no amortigua la presión intervertebral.

Si se tiene el Síndrome piriforme, cuando el nervio pasa bajo el músculo piriforme y éste pinza a un nervio, causa ciática.

Otras causas pueden ser disfunciones de alguna articulación de la parte inferior de la columna, distensiones musculares que puedan oprimir el nervio, los tejidos formados por cicatrices (tejido cicatricial) que comprimen algún nervio, o un tumor medular, aunque no es habitual.

También en el embarazo se puede padecer ciática, ya que el cuerpo se somete a cambios físicos y hormonales, entre ellos el aumento de peso y el cambio del centro de la gravedad en el cuerpo.

Tratamientos para la ciática

En principio siempre que notemos algún síntoma, debemos acudir a un especialista para que nos haga un buen diagnóstico mediante pruebas determinadas.

Su tratamiento se basará en sanar la afección que lo está causando, y por ello dependerá de la causa.

En muchas ocasiones se eliminará con el tiempo y en otras, con tratamientos médicos y ejercicios físicos. Existen por ejemplo inyecciones de medicamentos, o relajantes musculares, aunque hay otras opciones como la fisioterapia, reflexología, masoterapia y la acupuntura.

En principio la ciática puede sanar con tratamientos no quirúrgicos, pero en los casos graves, existe la opción del quirófano.

Ejercicios y consejos

Valiendo la redundancia, los ejercicios físicos siempre dependerán del caso en concreto, pero comúnmente se recomiendan algunas prácticas como andar de forma habitual el tiempo considerado, evitar posturas en las que se resiente el dolor o hacer estiramientos suaves como el yoga, bajo la supervisión de un especialista.

Otros remedios para la ciática son masajear la zona dañada para disminuir la tensión, alternar temperaturas drásticas en la zona o aplicar calor sobre el área a tratar.

Beber agua es conveniente y mejor aún si es una infusión de hierbas que favorezca la recuperación como el té verde, sauce, ortiga, tomillo, orégano, jengibre, cúrcuma o jugo de limón.

También podemos tomar suplementos naturales del herbolario.


Lecturas recomendadas:

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *